Del Lobo, el ladrido de alerta